Ven…

Ven, ven,vamos, mi bien,

que el camino es largo,

y muchas las pruebas 

que la vida nos ha de presentar.

Más, la existencia también 

me trajo algo por lo cual

vale la pena vivir:

nosotros.
Vamos, mi bien,

que el camino es largo

y muchas las pruebas.

Te llevo conmigo

A donde vaya, estás ahí. Mirándome a la distancia, con esos ojos que en algún tiempo consideré tan míos. 
Y yo te veo, y sin pensarlo te llevo, como a mis libros: de la mano, y a todos lados. 

Te llevo a manera de recuerdo, sonriente, creativo, melancólico, vivaz.

Te llevo y día con día, también me dejo llevar por los lugares a donde alguna vez pertenecimos como una unidad; un vivo poema.

Te llevo, te abrazo y te estrecho como a mis libros, y ciertamente pareciera como si me llenaras de palabras al igual que ellos, al igual que ayer. 

Eres y serás siempre, un torrente de los recuerdos más bonitos. 

Fuente de la imagen: We heart it

Separadores de ausencia 

Hojeaba en estos días aquellas libretas llenas de notas tuyas y mías, cargadas de aquelloas añoranzas pasadas.
Palabras perdidas, a fin de cuentas,

llenas de promesas de tu puño y letra,

sonrientes ante un futuro que parecía, a la distancia, eterno y perfecto. 
Mi vida se derramó en esos anhelos alguna vez, 

y hoy que las veo… ya no siento eso.
El golpe de la realidad ha sido demasiado fuerte. 

Ahora estos separadores, más que apartar aquellas páginas, nos separan a ti y a mí. 

Lléname de palabras

Palabras, palabras. Las palabras danzan frente a mí. 

Me persiguen; me seducen. 

Me susurran fieros misterios de nuestra posible vida,

de aquello que podríamos llegar a ser 

si tan solo notaras mi presencia, 

y tu presencia junto a la mía. 
¿Acaso no te das cuenta? 

¿No notas mi deseo expresado en cada letra,

en cada acción?

¿No notas mi dulzura extendida hacia tus fuertes manos, mi calidez ante la frialdad de esa, tu piel?
 Tal vez, si te lleno de palabras, 

encuentres el camino para llenar en mí

este gran vacío.
¿Seguirás acaso las pistas?

Decisiones con helado de frambuesa

Vienen carreras largas, retos interesantes, pasos difíciles.  

Viene un camino recto, cuya clave está en la resistencia y en la constancia. 

Vienen palabras, lecturas, y rodeos inimaginables.

Y sin embargo,  sin saber la tonalidad exacta de ellos, la emoción al imaginarlos los vuelve hermosos.  

Por ahora este ligero receso: una reflexión bloguera breve, un helado de frambuesa para agarrar vuelo…¡y a seguir!