“Algo viene”, ahora en Storypop

¿Recuerdan aquella historia que escribí hace un tiempo, titulada “Ya viene”? Pues la he corregido y le he proporcionado mayor fineza para poder darla a conocer en una nueva plataforma titulada Storypop. Me agrada poder compartir en 4 pequeños capítulos este relato que se encuentra en su mejor forma, y les extiendo la más cordial invitación a leerlo si disfrutan del género de terror, o por lo menos que les dé un poco de miedo o inquietud, el hecho de imaginar que cuando se encuentran solos en casa, no están en realidad solos.

En el enlace que dejo podrán tener acceso a este pequeño relato:

http://www.storypop.com/books/5338

De la misma forma, me encuentro explorando el género romántico, y estoy en proceso de terminar una historia de este género en la misma plataforma. Este relato se titula “La manía de creerte mío”, y también les dejo el enlace en caso de que les interese conocer cómo se va desarrollando esta nueva historia.

http://www.storypop.com/books/5337

Espero que más adelante siga haciendo comentarios a otras obras de esta plataforma, pues siento que tienen cosas especiales y que vale mucho la pena darlos a conocer.

De mí para ustedes, con mucho cariño.

writing_trees

Adopción imprevista

Anoche, cuando llegaba a casa, una prima pequeña que tengo me dijo que había encontrado un gato blanco debajo de las escaleras del patio.
Curiosa, me acerqué siguiendo el suave maullido que se escuchaba de manera intermitente. Tuve que quitar algunas láminas de los tiempos de herrero de mi abuelo, y ahí estaba, metido en una repisa y maullando sin parar. Me miraba, asustado, pero no se movía de donde estaba.
Como tengo otra gatita, tengo croquetas que le ofrecí a este visitante y que comió con avidez. Pero, al salir de su escondite, vi que cojeaba y que por esa razón no había podido moverse del rincón en el que lo habíamos encontrado.

Lo guardamos en una cajita y lo llevamos al veterinario para saber qué tenía, y la noticia sólo dejó más triste mi espíritu: cojea porque tiene la cadera fracturada.
En este momento duerme. Le han dado analgésicos y se ha acomodado en el sillón de casa.
Es un animal dulce y cariñoso que no me rasguñó aún cuando estaba adolorido, hambriento, nervioso y lleno de temor.
Tal vez tenga dueño, pero lo cuidaré mientras sana. Su llegada a mi resultó de una forma totalmente inesperada, pero no por eso debe ser hecha a un lado. Criaturas así merecen ser cuidadas y valoradas por el simple hecho de existir.

Después de todo, una vida es una vida 🙂

IMG_0101

Sueño del 16 de enero de 2015

Soñé que iba a visitarlo y que entrábamos a un lugar en el que veríamos películas toda la noche. Películas de miedo, recostada a su lado.
Había una cama, y luz, en un pequeño departamento en un piso muy alto y rodeado por grandes ventanas. Recuerdo que le dije que debería poner cortinas porque si no, todos los vecinos veían lo que hacía diario, y él me aseguró que no era así. “Además”, dijo, “si pongo cortinas me perderé el hermoso amanecer que se puede contemplar desde aquí. Si tienes suerte y te mantienes despierta, tú también lo podrás ver.”

Nos acostamos con botanas y bebidas, acurrucados entre cobertores por el frío que hacía. Prendimos la TV y disfruté una de tantas películas abrazada a él. El aroma de su cuello y la situación en sí me sedujeron bastante, pero no duraron más.

Desperté con una sonrisa melancólica en los labios, sintiendo todavía ese deseo palpitante de uno de sus besos, añorando que aquello fuera real, aunque fuera sólo un minuto más.

2015/01/img_3970.jpg

Cocción del primer cuento en imprenta

¡Que emoción siento por tantas noticias por compartir!

La primera y que atañe a este post: pronto tendré mi primer cuento publicado oficialmente.

Falta muy poco para que por fin salga a la luz una antología en la que participé junto con otros escritores, llamada “El último apaga la luz”.

Por parte de una editorial independiente, esta pequeña antología tiene como objetivo compartir historias que toquen temáticas de amor y/o de muerte. Yo elegí en esta ocasión muerte, y me entusiasma bastante poder leer el trabajo de todas las personas cuyas historias estarán al lado de la mía.

Espero tener noticias próximamente si surge la fecha de la presentación o cosas por el estilo para que todo aquel que guste pueda conocerlo.

Muchos proyectos y cosas nuevas se acercan, y otras más ya están justo frente a mi.

¡Más noticias pronto, lo prometo!

Venciendo el materialismo navideño

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/215/39325788/files/2014/12/img_3884.jpg
Llegué a ver hace algunos meses rodando por la red una imagen que proponía que este año para navidades o reuniones se hicieran regalos que no fueran traídos desde las plazas comerciales con marcas extranjeras, sino que se compraran artesanías hechas en México, para apoyar la economía local y de paso sacudirnos un poco el materialismo con el que se suelen manejar estas fiestas.
Este año el intercambio que llevamos a cabo en mi familia con motivo de Navidad, tuvo tintes diferentes debido a esta idea. Se propuso y les pareció interesante pues representaría un cambio radical en la tradición: el regalo no consistiría solamente en la artesanía, sino que habría un límite de precio para que no se gastara, y que el regalo debía de ser acompañado con un recuerdo que se hubiera tenido con esa persona.
Toda la familia participó animada, y aunque para algunos resultó un poco complicado pensar en la anécdota que debían contar a la hora de entregar el regalo, propusieron ideas para seguir forjando recuerdos juntos, para seguir unidos.

Me sentí una vencedora la noche del 24 de diciembre.

Vencimos el materialismo, y, personalmente, sentí a mi familia más unida que nunca: las carcajadas por muchas de las anécdotas, las curiosidades de los objetos que se regalaron, la ola de historias que ni siquiera yo sabía, y lo genial que es darme cuenta de lo cercanos que somos.
Altibajos, como todos y como siempre (porque somos humanos, al fin y al cabo) pero apoyándonos hasta el final como he visto en muy pocas ocasiones.
Concluyo este post con una confesión doble:
1.- La anécdota que habló sobre mi me llenó los ojos de lágrimas porque me di cuenta en lo mucho que puedo llegar a lograr con una actitud alegre. Nunca sabes a quien le puedes estar haciendo el día (y sacudirle la tristeza) sólo con una risa.
2.- Apuesto mi vida y mi existencia entera a que me he vuelto una persona incondicional para los que amo, gracias a estas fuertes raíces con las que fui criada. Me siento orgullosa por eso, feliz con la vida y agradecida con mi familia porque gracias a ellos, yo soy como soy.

¡Gracias!

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/215/39325788/files/2014/12/img_3885.jpg