Entre las aguas de un “Mar Negro” 

Este libro titulado “Mar Negro” y cuyo autor es Bernardo Esquinca, fue presentado el día 21 de febrero de este año en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería. 

Primer cosa que debo admitir antes de comenzar: No lo conocía. Ni a él, ni a su obra, ni a la editorial Almadía, encargada de publicarlo. Sólo soy una neófita curiosa que nunca pierde oportunidad de avanzar. En este caso en particular sólo seguí junto con el amigo que me acompañaba, el camino de libros desde donde se encontraba el stand de la editorial hasta la presentación de su libro, atraídos por lo que habíamos leído ya en la contraportada de “Toda la sangre” y nuestra eterna devoción a la literatura de terror. Terminando la presentación, compré “Mar Negro” y después de haber solicitado la dedicatoria al autor, me llevé el volumen a casa para explorar su textura, sus páginas, su portada, y todas aquellas cosas que ya me habían llamado la atención por las temáticas que se habían mencionado.

Cuento a cuento, fui recorriendo por primera vez el pensamiento y el estilo de este autor mexicano. Conocí sus letras, sus miedos, su fuerte tendencia a finales abiertos que estimulan a la imaginación y sus fobias, proyectadas de manera directa cada historia. Cabellos, patas de bichos, el sonido del crujido de haber pisado alguno, los amarres y sus consecuencias negativas, las muñecas poseídas, el punto de vista de un zombi en plena matanza de 1968, la figura del vampiro rearmado de aquellos pedazos que ha dejado el abuso de imagen de una criatura de leyenda por mera moda… en fin, una breve y muy refrescante ola de miedo a la mexicana que me cayó bastante bien mentalmente. Disfruté y exploré un ápice más de esta inmensa cantidad de letras que andan por ahí, esperando ser descubiertas y recorridas. Ojalá se le diera más difusión. Ojalá este post contribuya a que nuevos lectores se aventuren entre sus páginas.

¿Lo recomiendo? Sí. Siento que hay mucho talento ya publicado en México, pero la publicidad y el nivel de conocimiento que se le da a la lectura en este país no es ni una cuarta parte de lo que en otros. He visto fuera de las editoriales reconocidas muchas obras que prometen, y que no conocemos porque siempre se le da atención a los mismos autores. Debemos aceptar que hay miles de obras que valen la pena además de los grandes o de los que nos hacen creer que son grandes sólo porque venden mucho (el tan famoso Best Seller), y por ello creo que los escritores actuales de calidad también necesitan espacio y oportunidad para ser conocidos a mucho mayor nivel.

Bueno, eso pienso yo. 

Mi cuento favorito dentro de esta pequeña colección es “Sueña conmigo”, que trata de un coleccionista de muñecas embrujadas o poseídas a quien de repente le llega una adición anónima a su colección llamada Greta, que, aunque perturbadora como las demás, cuenta con algo adicional que le inquieta mucho…

¿Lo leerías?



Pecadoras literarias. La novela mexicana del siglo XX cuenta con su propia guía

El título de este libro – Guía de pecadoras- alude al carácter que identifica y une a los personajes femeninos de la novela mexicana del siglo XX que aquél contiene: por sus actitudes inconformistas, rebeldes, las protagonistas que integran esta especie de galería fueron consideradas, en sus respectivas épocas y circunstancias, auténticas transgresoras del orden establecido, de las reglas familiares, sociales, religiosas, conyugales, políticas… y el adjetivo de pecadoras les fue impuesto por quienes se sintieron ofendidos por ellas: se les vio como bichos raros, como apestadas, como irremediables perturbadoras de las buenas costumbres. Y es eso exactamente lo que propongo en este estudio: mostrar la forma en que manifiestan sus características transgresoras.

Y si de transgresoras hablamos, salen a relucir un gran número de nombres en la historia de México. Muchos más en su literatura. Comenzando por la “Santa” de Federico Gamboa, sigue comentando algunos tan conocidos como la “Aura” de Carlos Fuentes, la “Inmaculada” de Juan García Ponce, la “Estefanía” de Fernando del Paso, la “Güera Rodríguez” de Artemio del Valle-Arizpe, entre muchas otras, son ejemplo de mujeres que, en el tiempo en el que se revelaron sus historias, provocaron críticas y escándalos por salir “del esquema predeterminado de conducta de una mujer de bien”, y hoy, mujeres que lograron abrirse camino aunque se los bloqueara la circunstancia en la que vivían, la edad, la sociedad, o la vida misma.

El autor de este libro, Ignacio Trejo Fuentes, hace una recopilación de damas a las que hace compañía con un estilo objetivo, citando obras a las que estas mujeres pertenecen, y dejándonos al final la biografía para poder paladear las obras que aún no conocíamos al comenzar este libro, y que hayan provocado alguna curiosidad peculiar al terminarlo.

En esta semana compartiré algunas citas de este libro, para que puedan saborear cucharadas de su contenido y se animen a leerlo. De verdad que vale la pena.

IMG_2564.JPG
Trejo Fuentes, Ignacio, “Guía de pecadoras: Personajes femeninos de la novela mexicana del siglo XX”, UNAM : México, 2003. 170 p.

 

El arte también se puede vestir: El diseño de modas de Guillermo Meraz

Cuando conocí a Guillermo Meraz, teníamos alrededor de 12 años. Recuerdo que era un chico tímido y alegre, y que le gustaba dibujar. Un día, cuando vi con más detenimiento lo que dibujaba, me quedé fascinada. ¡Tenia un talento natural! Aún guardo por ahí uno de los dibujos que me obsequió al terminar la secundaria. Era una sirena que tenía el mismo cabello esponjoso, rizado y alborotado que yo. Habrán de imaginar lo mucho que me encantó aquello.

Guillermo, como todo niño, creció viendo caricaturas, y desde ese entonces creaba sus propios personajes y la manera en que estos debían vestir. Le gustaba vestir con papel decorado de ilustraciones de moda, figurines y muñecas, volcando su creatividad y dando a relucir su gran talento.

Esa habilidad fue evolucionando con el pasar de los años. El papel para vestir pasó pronto a unos hermosos bosquejos y, hoy en día, hace unas ilustraciones que han causado furor en todas aquellas personas interesadas en el mundo de la moda (las fashionistas) y, en mi caso, en el aspecto de la belleza y precisión de sus trazos, el juego de los colores. Además, la adaptación particular que él hace de diversos personajes de caricaturas, series y cine son un deleite visual, si me lo permiten.

Espero, si algún día llego a requerir vestir de manera particularmente fascinante, este habilidoso artista sea el encargado de proyectar mis locas ideas y transformarlas en algo que pueda vestir. Sería muy divertido.

Talento como este no se encuentra todos los días. Vale la pena hacer un recorrido por su trabajo. Les dejo algunas de las ilustraciones que ha realizado este año, y su página de fb por si quieren saber más de él o hacer contacto para algún proyecto: https://www.facebook.com/guillermomerazfashionillustration?fref=ts

IMG_3237.JPG
Una pieza dedicada a la colección dedicada a “Sailor moon”
IMG_3238.JPG
Pieza de la colección dedicada a Alicia en el país de las maravillas.
IMG_3239.JPG
Pieza de la colección dedicada a Maléfica
IMG_3240.JPG
Resumen de su pasarela dedicada a las Villanas de Disney
IMG_3244.JPG
Princesas Disney versión actualidad
IMG_3245.JPG
Mérida. Visión de Guillermo Meraz sobre la protagonista de “Valiente” de Disney
IMG_3281.JPG
Pasarela más reciente, dedicada a las damas más representativas de la serie “Juego de Tronos”

¡Los marcianos nos atacan! Mi lectura de “La guerra de los mundos”

Es curiosa la forma en la que este libro llegó a mi. Apareció un día en en estacionamiento de mi casa (edificio que comparto con mis abuelos paternos y una tía con su esposo y su familia). Era de alguno de ellos, y no lo tomaban. Estuvo más de tres meses en el polvo, hasta que no pude soportar que siguiera en esas condiciones y le dije a mis tíos que si no lo querían, lo adoptaría yo, gustosa.

Fue así como lo adopté, lo limpié y lo incorporé a mi familia.

Imagen

El protagonista, al lado del vicario y de un marciano

Antes de comenzar a abordar un poco la trama, debo aclarar que esto sólo es un boceto veloz de mis impresiones y comentarios acerca de esta lectura recién terminada.

Imagen

Póngamonos primero en contexto: Somos un filósofo que se entera de que Marte se ve extraño desde un telescopio. Algo como un meteorito viene desde el cielo y se estrella en nuestro pueblo. Los curiosos se acercan, los vendedores se aprovechan, y los científicos y prensa investigan poco a poco el origen. De él sale una máquina que lanza Rayos a todo aquel que se acerca, convirtiéndolos en cenizas. Como no sale del agujero la gente permanece con una distancia prudente, pero aún con la curiosidad aflorándoles en la piel. Para sorpresa de todos, un tiempo después la máquina se levanta de su agujero con tres largos tentáculos de gran tamaño, y mira a los que se encuentran alrededor, atónitos. Es ahí donde el verdadero terror comienza.

El ritmo de la narrativa es muy rápido. Siento que incluso lo leía con mayor velocidad por la cantidad de emociones que me despertaba el imaginarme al protagonista huyendo de una horda de marcianos invasores. Corriendo a todos lados, tratando de esconderse, o de moverse en una dirección en la que no se viera terminada su vida.

La brutalidad de sus descripciones, a pesar de no ser demasiado exacta, te hace visualizar lo que él ve, sentir lo que él siente, y con eso cumple su cometido como escritor. No me extraña que, en su época, este libro haya causado furor. Aún hoy estamos con ese pendiente, de que es muy probable que haya vida en otros planetas, y que no tenemos la más mínima idea de qué es lo que haremos como civilización humana (o ellos como civilización de otro planeta) cuando lleguemos a coincidir. ¿Serán amigables? ¿Serán hostiles? ¿Se podría llegar a una interacción diplomática?

Al final del libro, uno agradece la forma en la que Wells explica que son vencidos los marcianos con inteligencia y tecnología mucho más superiores. Tiene mucha coherencia y realmente vuelve vívida su envolvente ficción, a tal punto que podríamos llegar a considerarla real. Si quieren saber cómo termina de verdad, más vale que lo lean. 😛

Imagen

Aplaudo esta lectura, y espero que las siguientes sean tan reveladoras e interesantes como lo fue esta. Recomiendo este libro  ampliamente.

¿Qué les pareció a ustedes? 

¿Lo han leído, o les dio ganas de leerlo con estas breves palabras?

 

“Doctor Sueño”, el regreso del “Resplandor” de Stephen King

Recién compré a mediados de febrero este libro en la Feria del Libro del Palacio de Minería, en la Ciudad de México. Lo comencé hace tres semanas. Cinco días después, lo había terminado. Stephen King es un autor que se caracteriza por su trato con el lector y por la forma en la que siempre termina arrinconándote en un esquina con sus letras, con cada narrativa oscura, con cada susurro inesperadamente esperado. Es un autor que ha extendido su fama de la literatura al cine y a la televisión, como uno de los grandes maestros del terror de este tiempo, y es un título ganado con esfuerzo y dedicación muy característicos suyos. Libros como “Cementerio de mascotas”, “Cujo”, “Christine”, “Carrie”, entre muchos otros, reconocidos a su nombre por salirse de las páginas y entrar a la pantalla (y de ahí a nuestras pesadillas). El libro “Doctor Sueño” vino a mi como una obra inesperada dado que no suelo frecuentar muchas noticias literarias y atrapo lo que llega a mi (que de por sí es bastante). Me dio mucho gusto poder disfrutarlo antes de que se volviera una idea demasiado antigua en cuanto a mi lectura del” Resplandor”. Debo aclarar que no ahondaré demasiado en la trama del libro dado que no quiero caer en el spoiler, y porque considero que realmente este es el tipo de libros que valen la pena de pies a cabeza; de portada a contraportada. Lo vale, y se los dice una ávida lectora.

Danny Torrance, ahora convertido en Dan, hecho todo un hombre, anda vagando de ciudad en ciudad viviendo al día, sumergido en el vicio que hizo caer a su padre en aquella pesadilla del hotel Overlook. Llega casi por casualidad a un pueblo de nombre Frazier, donde encuentra un lugar más estable con un empleo en un asilo de ancianos, y la ayuda de nuevos amigos para alejarse del alcohol. Pronto comienza a recibir mensajes lejanos a través de su resplandor apaciguado, de una niña de nombre Abra, con la que comparte el don y que a la vez le pide su ayuda: una banda de seres extraños andan en la búsqueda de la energía que ese resplandor les puede proporcionar, y no se detendrán hasta atraparla. Dan deberá apresurarse para que este nuevo mal no devore a Abra como lo hizo con muchos otros niños que poseían el mismo don que ellos.

Cuando se piensa en secuelas de libros o incluso de películas (no sé a ustedes pero a mi me pasa) siempre tendemos a pensar que serán malas, o que perderán el estilo de la primer obra, o que, de plano, el autor se sacará de la manga cuestiones que nada tenían que ver con la primera parte. En fin, un montón de cosas. Pero, para mi sorpresa y orgullo, este autor no me falló. Stephen King volvió a hacerme entrar en esa pesadilla que yo creía terminada. Elementos como el hecho de encontrarnos de frente con los fantasmas fuera del Overlook, y notar que no se irán a menos Danny aprenda un nuevo arte dentro de su “habilidad resplandeciente”, y la transición alumno-maestro que hace Dan al darse cuenta de que ahora es él el encargado de pulir la habilidad de una niña que posee un resplandor mucho más fuerte que él para que no sea atrapada. De todos los elementos que contiene el libro, estos últimos son los que más me llamaron la atención. la foto

Lo recomiendo ampliamente

 

El adiestramiento de una amante

“Cuando salieron del vestíbulo bañado en luz, Ginnie esperó a que él la alcanzara. En el momento en que Alan lo hizo, lo tomó de la mano con mucha suavidad. Aún le era imposible recordar en qué había estado pensando cuando tomó al desconocido del brazo.” 

Me topé con “El adiestramiento de una amante” de Peter Taylor un día en los que andaba buscando libros pequeños que pudiera colar al transporte público como lectura ligera. El título en sí me atrajo, dado su erotismo implícito, y al ver la contraportada y leer lo que cité en la parte de arriba no me resistí: me invitaba a comprarlo y conocer sus páginas.

De Peter Taylor puedo aprender que es más que posible el hecho de aprender a comprimir las palabras, a reducir ideas y aún así no perder el sentido de una historia o de la intención de sus personajes. Este libro es breve (tiene 79 páginas), pero no se debe juzgar para nada la obra por su extensión.

Siento que tiene un poco de todo: anotaciones de diario, narraciones breves, mezclas de diálogos con puntos de vista opuestos. Diverso, compuesto, curioso, este libro es de esos que te acompañan de una forma silenciosa cuando sientes que se han terminado las ideas. Levanta de nuevo esa sensación de que siempre habrá más por delante. No es, a juzgar por el título, un manual instructivo para aprender a ser una buena amante, sino más bien una narrativa diversa, entre cuyas historias se encuentra la de un escritor que acoge a “otra” jovencita como pareja, y la ve como su estudiante, como aquella que necesita aprender de él en toda forma. Mientras que el punto de vista de ella…no parece ser tan subyugado como aparenta. Eso le da un giro interesante a la historia, giro que deben leer para entender en su totalidad. 

Aquí dejo un par de citas que me gustaron mucho de mi lectura de este libro. Espero que les llame la atención y se animen a leerlo.

“En comparación con cualquier altercado real que hayan podido tener, lo que se dijeron camino a casa de Ginnie de seguro no tuvo importancia y por eso no es necesario reportarlo aquí. Pero durante un tiempo cada uno se insistía periódicamente en que algo había acabado en su vida. Cada uno tenía la sensación de que él o ella había visto algo o a alguien por última vez: de que algo había terminado. Cada uno tuvo el deseo transitorio de aferrarse a algo perdido para siempre.”

“Alguna vez publiqué en alguna parte: “La heroína de mis poemas

Es una criatura de mi imaginación.”

Así es. Las heroínas 

De todos nuestros amores son eso. 

Debemos crear seres a los que podamos amar.

Si no, no sé qué es el amor.”

20131124-153148.jpg

Los reyes malditos

Maurice Druon y su saga “Los reyes malditos”

Recientemente me vi atrapada por esta colección de libros cuando me los encontré de repente en una tienda. Iban por separado y me pareció interesante comprar los primeros tres volúmenes dado que no traía dinero suficiente para los siete.

Me los llevé a casa y de inmediato me atraparon. En tiempos de Felipe el Hermoso de Francia nace una maldición infundada por el gran maestre de la orden de los templarios, supuestamente extinta por haber encontrado indicios heréticos en ella. Una gran mezcla de intrigas, un montón de datos históricos relatados de tal manera que no se hacen tediosos sino entretenidos, entrelazados con la pasión de la guerra y las injurias entre familias para hacerse del poder, resultan en una impactante saga.

Me falta leer el último libro todavía, pero puedo garantizar que no son una pérdida de tiempo. Léanlos, y deleitense con el ambiente que corre después de las palabras del gran maestre en la hoguera:

“Todos malditos, hasta la séptima generación”.