Tintes de mitología

Las clases de mitología grecorromana de la universidad nacional autónoma de México me llenan de buenos recuerdos. Volver a incursionar en aquellas aulas llenas de gente de generaciones posteriores, poner atención y reír junto con ellos ante las bromas y buena forma de enseñanza de Gabriel Sánchez Barragán es reconfortante, y tranquilo.
Tomé algunas notas sueltas. Y me gustaría compartirlas. No son la compilación de toda una clase ni están enteramente documentadas, sino de algunos instantes que me parecieron relevantes. Los comparto, porque podrían serle útiles a algunas personas.

El orden griego es un orden armónico. Cuando se rompe hay desequilibrio y es necesario que entren diferentes fuerzas a equilibrarlos.
Cuando un dios castiga o da un premio a algún otro mortal ningún otro puede quitarlo.
El poder de los dioses esta estructurado a conciencia.

Comentó sobre La hybris. Y cuando un mortal rompe la armonía creyendo lo que no es, los dioses deben intervenir y envían a némesis, la justa retribución que castigará con lo que toca. Causada por un instante de falla (ate) y atacada por némesis ayudada de la necesidad.

Semejanzas y diferencias entre dioses griegos y romanos.
Ya se poseían cierto numero de dioses de contornos aparentemente claros, pero los dioses romanos no conservan mitología.

Con los romanos es un gusto ritual, antimítico.
Para los romanos, la historia de Rómulo y Remo era una realidad, no un mito. Era historia.

Hemos heredado eso de transformar mito en historia.
Tiene que ver con el control que los dirigentes deseaban sobre la vida del pueblo.

En Grecia nunca hay una versión oficial del mito, cambian y son verdad dependiendo la región en donde se encuentren.
Con los romanos llegó la conquista etrusca y su religión.

Grecia conquista a Roma espiritualmente, cuando los romanos los conquistan militarmente. Encuentran muchos parecidos con sus dioses y los asimilan por ver llamativas sus historias.

Cuando los romanos conquistaban alguna otra región, trataban de asimilar a los dioses de las regiones conquistadas y las invitaban a formar parte de su panteón mediante una ceremonia. Hay un ánimo de reconocimiento. Se fijaban mucho en la personalidad de los dioses.

Juno protege a Cartago porque antes ellos tenían a tanit, una diosa protectora.
Los romanos no van a tener una representación plástica de sus dioses hasta que llegan los dioses griegos, en la época tardía.

Todas las divinidades son funcionales.
Zeus maneja el rayo, lo dispara. Júpiter es el rayo, es la luz misma.
Esto hace que los dioses romanos carezcan de genealogía.

La original triada romana, Júpiter, Marte y Quirino.
Los romanos tienen un marcado determinismo. Toma esta llamada a ser la ciudad. Sí conciben el Destino, el Hado, el Fato, que guía a todos los dioses y a todos los mortales. Esto hace que los dioses carezcan de personalidad.