Percepción literaria de Marte

Como parte de un ejercicio solicitado en un curso de literatura de ciencia ficción en el que participé hace un par de meses, el profesor nos solicitó escribir y mostrarle una idea de lo que nosotros percibíamos como “Marte”. Les comparto lo que yo entregué, pues desde el punto de vista de una persona que ve todo rodeado de letras, las perspectivas soñadoras son siempre un recurso.

 

¿Qué es Marte?

Marte… un planeta subsiguiente a la Tierra.

Marte, ese que se impone de manera señorial escoltado por sus dos lunas, Deimos Y Fobos, aquellos dioses del miedo que solían acompañar a su equivalente griego (Ares) en su carro de guerra. Marte atemoriza, y al mismo tiempo atrae. Nosotros, como humanos, no hemos podido evitar mirar a nuestros lados, a aquellos planetas que nos ofrezcan una ínfima posibilidad de huida en caso de que la vida aquí deje de ser posible.

Marte es grande, y rodeado de misterios aún por descubrirse. Planeamos, pensamos (y a veces alucinamos) viajes a este lugar, siempre por razones de escape o exploración. Las siluetas negruzcas de Marte invitan a adivinar qué se esconde entre sus polvos rojizos; entre sus fríos ambientes.

Marte es un árido juego de contrastes que nos abre las puertas para poder asomarnos a la posibilidad de llegar más lejos. El camino más corto, hasta la fecha, es aquel que sólo podemos imaginar. Solo el tiempo dirá si seremos merecedores de visitar, alguna vez y terrenalmente, sus planicies, pendientes y laderas.

La trayectoria restante aún es larga, y muchas las sendas.

f3540c39f25f12ab4a877131d4e37e12
Una visión de marte

 

Fuente de la imagen: Devianart.

Anuncios

Florece

Encontré esta imagen y me encantó. 

Siento que a veces estamos viendo demasiado a todos lados y no nos concentramos lo suficiente en los asuntos que son nuestros. No nos damos tiempo de trabajar en metas personales, o no nos damos la licencia de maravillarnos con las cosas bonitas que surgen de repente ahí, justo enfrente de nosotros. 

Démonos la oportunidad de florecer sin sentir que estamos en una eterna carrera. Démonos la oportunidad de disfrutar los pasos, lentos o rápidos, difíciles o sencillos, que se nos presenten de una manera natural, con todo lo que venga. 

Una flor no piensa en competir con la flor que está junto a ella. Ella solamente florece.

Fuente de la imagen: We Heart It.

Todo cambia

La vida sigue y las cosas cambian. Un día, todo cambia. Así es la vida y no puedes controlarla.A veces las personas que crees que estarán contigo desaparecen. La gente muere, o se va. 

Dawson, todo cambia.

– Joey, “Dawson’s creek“.