Bocas

Yo hacia ti. Tú hacia mi.
Atrayéndonos como imanes.
Magnetizándonos de deseo.
Opuestos elementales que se atraen sin remedio,
hechizados de luz y sombra, de calor y roca,
de amor, de afecto, confianza,
y de mucha, mucha felicidad.

2015/01/img_39631.png

Anuncios

Sueño del 16 de enero de 2015

Soñé que iba a visitarlo y que entrábamos a un lugar en el que veríamos películas toda la noche. Películas de miedo, recostada a su lado.
Había una cama, y luz, en un pequeño departamento en un piso muy alto y rodeado por grandes ventanas. Recuerdo que le dije que debería poner cortinas porque si no, todos los vecinos veían lo que hacía diario, y él me aseguró que no era así. “Además”, dijo, “si pongo cortinas me perderé el hermoso amanecer que se puede contemplar desde aquí. Si tienes suerte y te mantienes despierta, tú también lo podrás ver.”

Nos acostamos con botanas y bebidas, acurrucados entre cobertores por el frío que hacía. Prendimos la TV y disfruté una de tantas películas abrazada a él. El aroma de su cuello y la situación en sí me sedujeron bastante, pero no duraron más.

Desperté con una sonrisa melancólica en los labios, sintiendo todavía ese deseo palpitante de uno de sus besos, añorando que aquello fuera real, aunque fuera sólo un minuto más.

2015/01/img_3970.jpg

Escribo…

Escribo cuando te deseo aquí y no te tengo.
Cuando te añoro.
Cuando tengo ganas de profesarte una palabra,
un afecto que se me figura infinito dentro del arcón
de este profundo sentimiento.
Incluso cuando creo odiarte,
cuando creo que lo mejor es alejamiento
y olvido,
yo te escribo, en afán de siempre recordarte.

2015/01/img_3878.jpg