Te llevo conmigo

A donde vaya, estás ahí. Mirándome a la distancia, con esos ojos que en algún tiempo consideré tan míos. 
Y yo te veo, y sin pensarlo te llevo, como a mis libros: de la mano, y a todos lados. 

Te llevo a manera de recuerdo, sonriente, creativo, melancólico, vivaz.

Te llevo y día con día, también me dejo llevar por los lugares a donde alguna vez pertenecimos como una unidad; un vivo poema.

Te llevo, te abrazo y te estrecho como a mis libros, y ciertamente pareciera como si me llenaras de palabras al igual que ellos, al igual que ayer. 

Eres y serás siempre, un torrente de los recuerdos más bonitos. 

Fuente de la imagen: We heart it

Enero de decisiones

Este mes, el primero del 2017, ha estado plagado de actividades que me han impedido sentarme de lleno a soltar las palabras frente a mí. Sin embargo, he dado muchas vueltas a los proyectos que quisiera traer aquí además de las acostumbradas anécdotas o poesías. Me aventuraré a adicionar algo que llevo mucho deseando hacer:

Un reto de lectura anual

Ya que paso gran parte de mi tiempo leyendo, sentí que era momento de poner sobre la mesa algo que tuviera que ver con este tema, e ir documentando mis esfuerzos al respecto en este blog. Al terminar cada libro, haré una reseña literaria en mi otro blog letrasdetania.blogspot.mx , que es el más formal y al que le quedarían mejor las puras reseñas. Este, como siempre ha sido un lugar de esparcimiento para reflexiones de todo tipo, es el que se permitirá contener todo el proceso y progreso de las lecturas.

Dado que soy de naturaleza inestable, estoy segura de que no lograré atenerme al pie de la letra a la lista, y por ello la trazo tan corta. Estoy segura que entre uno y otro, aparecerán otros títulos de los cuales también estaré gustosa de hablar, haciendo el reto mucho más completo, complejo, e impredecible.

La lista de libros saldrá en estos días.

¿Alguno que me quieran sugerir?

Fuente de la imagen 

 

Anhelo

Miro brillar las estrellas a lo lejos,cargadas de recuerdos de un colorido pasado,

cargado de gente bonita.

¡No puedo evitarlo!
Me preguntan qué será lo que haré ahora,

cuando todo es incierto y se mueve a una velocidad intensa.
“¡No lo sé!”, respondo, “Extraño y anhelo tanto aquellas cordiales y divertidas amistades que se han esfumado

con el pasar del tiempo”.

La gran pregunta es:

¿Qué haré con estos sentimientos ahora que todo lo demás ha desaparecido vertiginosamente?
Sólo me quedan los recuerdos, y las estrellas, y la noche. 

Me queda la nostalgia, y lo bello que habrá de venir. 

Separadores de ausencia 

Hojeaba en estos días aquellas libretas llenas de notas tuyas y mías, cargadas de aquelloas añoranzas pasadas.
Palabras perdidas, a fin de cuentas,

llenas de promesas de tu puño y letra,

sonrientes ante un futuro que parecía, a la distancia, eterno y perfecto. 
Mi vida se derramó en esos anhelos alguna vez, 

y hoy que las veo… ya no siento eso.
El golpe de la realidad ha sido demasiado fuerte. 

Ahora estos separadores, más que apartar aquellas páginas, nos separan a ti y a mí.