Lléname de palabras

Palabras, palabras. Las palabras danzan frente a mí. 

Me persiguen; me seducen. 

Me susurran fieros misterios de nuestra posible vida,

de aquello que podríamos llegar a ser 

si tan solo notaras mi presencia, 

y tu presencia junto a la mía. 
¿Acaso no te das cuenta? 

¿No notas mi deseo expresado en cada letra,

en cada acción?

¿No notas mi dulzura extendida hacia tus fuertes manos, mi calidez ante la frialdad de esa, tu piel?
 Tal vez, si te lleno de palabras, 

encuentres el camino para llenar en mí

este gran vacío.
¿Seguirás acaso las pistas?

Anuncios