Constancia en camino al objetivo

Constancia, constancia.

La constancia es un elemento muy importante para poder seguir, para cultivar, para crecer, para avanzar.

Constancia entre amigos, ese intercambio de palabras de vez en cuando que hacen que no podamos dejar atrás lo especiales que son o el papel tan importante que fungen en nuestras vidas.

El compromiso, la constancia, la estabilidad, son cosas que muy pocos pueden dominar por un muy largo rato. ¿La razón? Esperamos cambios y dinamismo y colores nuevos y brillantes a cada instante.

A veces estamos tan concentrados esperando cosas nuevas, notas nuevas, notificaciones en redes, nuevos chismes, nueva música, nueva gente, nuevo todo, que nos olvidamos de lo puramente esencial: necesitamos crear un halo de constancia en nuestras vidas que nos brinde tranquilidad y nos permita enfocarnos de manera constante en diversos elementos que son necesarios para la vida entera.

Sea una lectura, una relación, una amistad, un empleo, una exploración, un conjunto dinámico de ejercicios para generarnos buena salud, o incluso una buena maniobra de emergencia para mejorar la actitud para esquivar la mala vibra de gente nefasta que se nos atraviesa a diario, y hacer más caso a aquellos que nos brindan pedazos de su luz y calor y sonrisas llenas de anhelo y de esos sentimientos que nos dicen “me siento bien” y “debo seguir sin prestar atención a lo que no importa”. Es interesante, es bello, y es un pináculo muy especial en la carrera de la vida de cualquier persona si se logran superar esta suerte de obstáculos emocionales y mentales que presenta nuestro propio cerebro deseoso de novedades, esa que con la práctica, nos permite inaugurar una pequeña sección que sugiere “yo puedo seguir con esto”, “yo puedo lograré esto a largo plazo, si dejo de distraerme”.

excelentes-tips-para-no-perder-la-concentracic3b3n
Fuente de la imagen: http://www.mundoxtreme.com/blog/excelentes-tips-para-perder-la-concentracion.html

 

Mi twitter: @EamisLoss

Anuncios

Percepción literaria de Marte

Como parte de un ejercicio solicitado en un curso de literatura de ciencia ficción en el que participé hace un par de meses, el profesor nos solicitó escribir y mostrarle una idea de lo que nosotros percibíamos como “Marte”. Les comparto lo que yo entregué, pues desde el punto de vista de una persona que ve todo rodeado de letras, las perspectivas soñadoras son siempre un recurso.

 

¿Qué es Marte?

Marte… un planeta subsiguiente a la Tierra.

Marte, ese que se impone de manera señorial escoltado por sus dos lunas, Deimos Y Fobos, aquellos dioses del miedo que solían acompañar a su equivalente griego (Ares) en su carro de guerra. Marte atemoriza, y al mismo tiempo atrae. Nosotros, como humanos, no hemos podido evitar mirar a nuestros lados, a aquellos planetas que nos ofrezcan una ínfima posibilidad de huida en caso de que la vida aquí deje de ser posible.

Marte es grande, y rodeado de misterios aún por descubrirse. Planeamos, pensamos (y a veces alucinamos) viajes a este lugar, siempre por razones de escape o exploración. Las siluetas negruzcas de Marte invitan a adivinar qué se esconde entre sus polvos rojizos; entre sus fríos ambientes.

Marte es un árido juego de contrastes que nos abre las puertas para poder asomarnos a la posibilidad de llegar más lejos. El camino más corto, hasta la fecha, es aquel que sólo podemos imaginar. Solo el tiempo dirá si seremos merecedores de visitar, alguna vez y terrenalmente, sus planicies, pendientes y laderas.

La trayectoria restante aún es larga, y muchas las sendas.

f3540c39f25f12ab4a877131d4e37e12
Una visión de marte

 

Fuente de la imagen: Devianart.