Lejos de ti: día uno

Todo el mundo dice que para lograr un objetivo lo más difícil es empezar. En este caso en particular, en el que me encuentro analizando los “cómos” y los “por qués” de esta distancia, parecía que el inicio sería seguro mientras mantuviera un nivel de aislamiento ligero y la mente concentrada en muchas actividades que liberaran a mi cuerpo de pensar en ti.

La mayor parte del día tuve éxito. El plan estaba funcionando.
Pero, más tarde, pude sentirlo por un rato. Unos segundos después de las seis de la tarde pasaste por mi mente y entró en mí una ansiedad que sólo pude saciar con ejercicio y música muy fuerte.

No mires hacia los lados. No mires hacia atrás. Solo camina…

 

Anuncios

Reto: Lejos de ti

Separarme de ti será muy complicado, ¿sabes?

Tan acostumbrada estoy a tu presencia en mi vida, que me resulta difícil pensar en pasar semanas, días, e incluso horas, en las que no pases por mi mente.

Trataré de hacerlo a manera de diario, aprovechando que todo está bien en mi mente por ahora y que quiero intentar esto para conocerme más, para saber hasta donde soy capaz de llegar.

Me conoces, y yo a ti. Sabes que será un asunto muy complicado, pero, mientras más creo que esto no tiene otra salida. Debo intentarlo, o jamás sabré qué tan grande es mi fuerza de voluntad.

A partir de hoy, día uno…

El problema de no fluír

Puedo describir en este momento mi vida con una sola palabra: embrollo.

Quiero poner orden, y a veces lo logro, pero siempre llega algo que termina desbalanceando todo aquello para lo cual ya tenía un plan determinado, una idea, o en los últimos casos un sueño o una fantasía. Algo llega, algo lo tumba con un empujón brusco o un par de palabras que, aunque no lo deseo, terminan afectándome.

Bien decía Sabines que cuando uno es así de sensible, las palabras pueden afectar como si se le estuviera hablando a un ser que percibe todo en carne viva. Me lo puedo imaginar casi como si tocaras las antenas de un caracol. Podrás hacerlo con toda la delicadeza del mundo, pero eso no evitará que esa antena se retraiga, atenta a cualquier clase de movimiento, aunque si se tratara de una leve caricia.

Espero, que como los días vienen y van, también se maneje de esa manera mi ánimo. Como las olas del mar debo aprender a soltarme, a dejarme ir, a no aferrarme a todo, y aceptar que fluir también es una parte importante de la vida. Una parte muy importante en realidad, que a veces no tomaba en cuenta, tan acostumbrada como estaba a decidir una dirección y hacer lo que decidía lo mejor que podía.

Pero ahora se presenta este revés, el continuo aliento del cambio que a veces susurra y hoy anuncia con voz potente que aquello ya no es suficiente, y que se avecinan nuevas etapas que pondrán a prueba lo que sé y lo que continuaré aprendiendo. 

Concluyo deseando a todos un excelente inicio de año. El 2016 ya dio sus primeros pasos así que espero que estén preparados. En cuanto a mí, sé que viene un año difícil y lleno de retos interesantes. Deseo también a todos fortuna y sabiduría para tomar las decisiones correctas, para que lleguen a los lugares a los que desean llegar, y cumplan sus sueños.