Megaofrenda Unam 2015

El viernes 30 de octubre a las 3:30 aprox, me formé para entrar a la mega ofrenda de la UNAM, que este año se llevó a cabo en el Estadio Olímpico Universitario. La fila avanzó rápido y pudimos entrar con fluidez, a pesar de que aún a temprana hora se veía bastante gente. 

Este año las ofrendas fueron en su mayoría dedicadas a José María Morelos y Pavón, y hubo un despliegue artístico muy interesante. Por todos lados veía cosas que tardaron horas en ser elaboradas y montadas. 

  
   
Octubre y noviembre son mis meses favoritos del año por toda esa carga que tienen, casi mágica. El aroma de flores, pan de muerto y chocolate caliente;  el detalle y color de las decoraciones de cada una de las representaciones artísticas destinadas a celebrar a la muerte. 

   
   
Es hermoso contemplar estos trabajos. Es del tipo de cosas que me fascinan porque cada escuela, facultad o institución participante encuentran la manera de materializar ese culto, esa belleza que representa honrar a nuestros muertos.

Si he de elegir alguna que haya sido “mi favorita” me atengo a lo más tradicional: 


Esta ofrenda fue puesta por los estudiantes becados que provienen de comunidades indígenas. Tuve oportunidad de platicar con uno de ellos ese día porque escuchó mis comentarios al respecto de su ofrenda y se acercó. Me explicó que él venía de la zona de la mixteca baja, en el estado de Oaxaca, y que puso en la ofrenda cosas que eran tradicionales de los altares de muertos en su tierra. Sus compañeros hicieron lo mismo, y dio como resultado una ofrenda riquísima, con el arco de flores y llena de mandarinas, piloncillo, tlayudas, sombreros de paja, mezcal, además de un sinfín de otras delicias con las cuales, seguramente, los  muertos se han de haber dado un buen banquete.

 
Espero que el siguiente año pueda ser partícipe de más eventos de flores, banquetes y catrinas. Son magníficos e incomparables los de un año con los del anterior o el siguiente. 

Bien se dice que en México nos reímos y celebramos a la muerte. Pero, a la vez, se le rinde un culto devotísimo en honor de todos aquellos que ya no están. Es una de las tradiciones que más venero: el gozo de dar un saludo a los que nos visitan del otro mundo una vez por año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s