Último día

 Me encuentro en la frontera entre los inicios y los fines.

Puedo ver pasar todos aquellos anhelos que fueron y puedo ver venir a todos aquellos que quieren ser.

Para dar lugar en la vida a algo nuevo, hay que hacer espacio, o de lo contrario no cabrá.

¿Qué tan capaces somos? 

¿Qué tan capaz soy de enfrentar este nuevo gran paso? 

Vi en una película alguna vez esta frase, y desde entonces no he podido olvidarla. Siento que representa una verdad elemental para poder, al fin, avanzar

 

Anuncios

2 comentarios en “Último día

  1. Lo bonito es que, todo fin es sólo otro comienzo; lo real es que, todo comienzo tiene su fin. Es como las primeras veces: hay tantas veces que puedas tener primeras veces. Pero es posible. Todo es posible si te empeñas en ello, si pones un poco de gana, y como bien dices, aprendes de todo aquello que tienes que dejar ir.
    La vida es cambio. Paradójicamente, una vez me dijeron: “sólo hay dos constantes en la vida: el tiempo y el cambio. Con el tiempo vivimos desde el primer día, pero al cambio hay que ir aceptándolo a medida que uno inevitablemente también cambia”.
    También es cierto que, como el tiempo, el cambio es inevitable: nuestro cuerpo cambia, nuestro conocimiento cambia, nuestras experiencias cambian; nuestra vida es un constante cambio. Hay cambios que son buenos, claramente; hay otros que guardan lecciones. Hay un dicho budista tibetano (que llevo tatuado): “alaba la joya del loto”. El loto crece en lodo, necesita de agua estancada y hojas putrefactas. En mi país, tierra del monzón, el hedor viaja kilómetros a través de la selva. Más aún en época de sequía. Pero cuando el monzón llega, los lotos empiezan a florecer: son estas magníficas bellezas grandes y rosadas que emergen del agua y lo cubren con sus grandes hojas redondas. La lluvia que cae alivia el olor, y el loto suelta su sutil perfume. Donde antes había decaimiento, ahora hay vida.
    El loto, en el budismo, es símbolo de muchas cosas, entre ellas, el cambio. Y alabar esa joya, es alabar que de todo lo malo… siempre sale algo bueno.
    No podemos pretender esperar que todo cambio sea bueno, pero puedes estar segura de que si no lo es, ya saldrá algo que sí lo sea.
    Además, L, no hay últimos días; sólo penúltimos. Mañana, afortudamente, hay un nuevo día. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s