Venciendo el materialismo navideño

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/215/39325788/files/2014/12/img_3884.jpg
Llegué a ver hace algunos meses rodando por la red una imagen que proponía que este año para navidades o reuniones se hicieran regalos que no fueran traídos desde las plazas comerciales con marcas extranjeras, sino que se compraran artesanías hechas en México, para apoyar la economía local y de paso sacudirnos un poco el materialismo con el que se suelen manejar estas fiestas.
Este año el intercambio que llevamos a cabo en mi familia con motivo de Navidad, tuvo tintes diferentes debido a esta idea. Se propuso y les pareció interesante pues representaría un cambio radical en la tradición: el regalo no consistiría solamente en la artesanía, sino que habría un límite de precio para que no se gastara, y que el regalo debía de ser acompañado con un recuerdo que se hubiera tenido con esa persona.
Toda la familia participó animada, y aunque para algunos resultó un poco complicado pensar en la anécdota que debían contar a la hora de entregar el regalo, propusieron ideas para seguir forjando recuerdos juntos, para seguir unidos.

Me sentí una vencedora la noche del 24 de diciembre.

Vencimos el materialismo, y, personalmente, sentí a mi familia más unida que nunca: las carcajadas por muchas de las anécdotas, las curiosidades de los objetos que se regalaron, la ola de historias que ni siquiera yo sabía, y lo genial que es darme cuenta de lo cercanos que somos.
Altibajos, como todos y como siempre (porque somos humanos, al fin y al cabo) pero apoyándonos hasta el final como he visto en muy pocas ocasiones.
Concluyo este post con una confesión doble:
1.- La anécdota que habló sobre mi me llenó los ojos de lágrimas porque me di cuenta en lo mucho que puedo llegar a lograr con una actitud alegre. Nunca sabes a quien le puedes estar haciendo el día (y sacudirle la tristeza) sólo con una risa.
2.- Apuesto mi vida y mi existencia entera a que me he vuelto una persona incondicional para los que amo, gracias a estas fuertes raíces con las que fui criada. Me siento orgullosa por eso, feliz con la vida y agradecida con mi familia porque gracias a ellos, yo soy como soy.

¡Gracias!

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/215/39325788/files/2014/12/img_3885.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s