La luna

Un soplo de luna…

Automatismos Diarios

Al comienzo le observé lejana y sin pensar alcanzarle, inicié el vuelo pues lo había prometido. Subí constante, con paso firme, a marcha de ritmo. Metro tras metro acortando distancias; estirando mi cuerpo intentando tocarla, aún quedaba camino. Seguí mi viaje con angustia de perderle de vista y no alcanzarle, ante esta desesperación empujé un poco más hacia el cielo.  Me rozó y pude percibir su tierna piel, blanca arena gélida donde el sol se posa pero no calienta; donde la humanidad fundamenta deseos y conceptos. Con la poca fuerza de mis brazos intenté rodearla en un abrazo para no dejarla ir y así traerla conmigo. Su magnificencia y mi debilidad me reveló que mis intentos habían fracasado…comencé a llorar. Volteó y me miró… y tras sonreir preguntó. Sollozando conté el motivo que me había llevado hasta ella, le mostré mis promesas y esperanzas y mis deseos de llevarla. Sonrió…

Ver la entrada original 185 palabras más

Anuncios

Un comentario en “La luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s