En la niebla del lenguaje

Estaba sentada descansando a las afueras de mi lugar de trabajo con la otra exploradora de libros con la que comparto descubrimientos. Comíamos unos bien ganados alimentos y nos rodeó un grupo de turistas hablando un idioma extraño que me fue imposible identificar. Buscaban una sombra en la cual refugiarse del calor y no les importó en absoluto sentarse junto (y alrededor de) nosotras sin dejar de hablar.

¡Fue tan genial!

Ha de parecerse a cuando estás en medio de una nube de niebla y no puedes ver nada, sólo que el sentido que se nubla, en este caso en específico, es la capacidad de entendimiento del lenguaje.

Nos miramos divertidas mientras terminábamos de comer, sin dejar de escuchar el alegre parloteo de los turistas a nuestro alrededor. El tono en el que hablaban era muy entusiasta, y creo que eso es lo mundial en lo que concierne a la transmisión del lenguaje: las emociones que transmitimos con el tono de nuestra voz. 

Un poco más tarde, al vislumbrar a la guía que los llevaba, me acerqué a preguntarle de dónde venían y le expresé honestamente mi curiosidad. Para mi sorpresa, el grupo de turistas venía directamente desde Turquía. ¡Menuda sorpresa!

Espero volver a entrar pronto en una niebla así. Siempre se pueden llegar a percibir cosas que muchas veces sin darnos cuenta, solemos dejar pasar.

Anuncios

Desentrañando libros

Somos dos las exploradoras.
¿El reto? Explorar más de 20mil libros antiguos para darles identidad.
¡Que belleza haber encontrado esta aventura en la que incluso el sonido de las páginas al pasar es mágico!
¿Qué habremos de encontrar?
¿Qué tesoros se ocultan en este lugar?
Lo sabré pronto. Mi emoción late impetuosa con sólo escribir de ello.
La curiosidad me embarga.
Cada día será un viaje a decenas y cientos de mentes y épocas a partir de hoy.
20140728-000816-496596.jpg

Creando creatividad

Me topé con esta imagen en las redes y quisiera saber la opinión de todos ustedes.
Al igual que la ocasión en que les pregunté qué es lo que hacen para estar inspirados, quisiera entablar un poco más el diálogo con ustedes, blogueros curiosos que se pasan por aquí de vez en cuando, y artistas de todo tipo (si es que hay alguno leyéndome). En esta ocasión, les quiero plantear esta pregunta:

¿Qué es lo que hacen para mantenerse creativos en su vida diaria?
¿Llevan a cabo alguna especie de ritual o rutina para despertar a “su musa interior”?

¿Hacen alguna de estas cosas? ¿Hacen cosas que no estén dentro de la lista?

20140726-010702-4022442.jpg

Sueños vívidos

¿Es normal sentir que todo lo que sucede a mi alrededor es un sueño?

Todo lo parece, como si no estuviera consciente de que en realidad es real. Todo es real.

¿O acaso he vuelto a soñar?

Si se convierte el día en inmediata noche, si se desprenden de mis dedos miles de colores y sueños y anhelos por descubrir, tal vez esté soñando.

O…¿acaso es real? 

¿Qué me ata a la vida? ¿Que impide saltar a uno o más planos de la existencia? 

Con timidez me lanzo. Con precaución me muevo.

Pero eso no impide que disfrute, como reales, cada uno de estos vívidos sueños. 

4da327e6wzep8LHT

Mensaje de deseo transgresor

No tengo mucho tiempo últimamente, L’agemé, pero aún así te dejo esta breve carta a la orilla de tu lugar preferido. Así podrás leerla cuando gustes y podré arrancarte, aún en la distancia, una de esas arrebatadoras sonrisas:

Más que nada siento que seré 

feliz mientras seamos sin ser,

mientras nos tengamos sin

tenernos, mientras estemos uno

junto al otro de esta forma:

intangible, irreverente, y

tremendamente ilícita.

Tuya,

Luthiérzebeth  

Verdad fuera de la ceguera

Amar ciegamente puede llevar a la tumba a cualquier creyente del amor. 

Cuando se ve defraudada esa fe antes acumulada por la esperanza, todo se vuelve tosco y extremadamente gris. 

Se ve con menos claridad y aún así con más claridad. Menos porque todo es cortante. Porque todo, incluido caminar y mirar, e incluso respirar y pensar, lastima profundamente. Más claridad, porque no todo se ve “rosa y perfecto” como antes. Al menos aterrizas de esa nube que, tarde o temprano, iba a acarrearte a la perdición. 

Sólo así se puede salir de las cegueras emocionales. Sólo mediante la verdad, uno es capaz de recuperar sus verdaderos colores. 

Autor de la imagen: Android Jones.
Autor de la imagen: Android Jones.