Sin agua (Segunda parte)

Conforme avanzaban los días, notamos lo difícil que era hacer llegar el agua limpia al departamento, todos con un montón de cosas que hacer durante el día y con ubicación en un tercer piso.

Los garrafones de agua potable para beber, y los que rellenábamos con agua de llave desde familiares que vivían relativamente cerca. ¡Qué necesario era!

Les juro, de verdad, que cada que llovía en casa era toda una celebración. Era como un milagro, sobre todo si llovía fuerte. Era un movimiento rápido y automático de cubetas, tinas, y un gran contenedor que se ponía bajo una lona que tiene un único agujero en el centro, por lo que recogíamos una buena cantidad de litros si los cielos nos favorecían.

El agua que estaba limpia (ya sea de lluvia o la traída desde casa de nuestros familiares) era la que poníamos a calentar y la utilizada para bañarnos, y la que caía de ahí (con jabón) para el sanitario.

Esa era la dinámica, y lo fue hasta que el agua volvió, un mes después.

Tal vez por eso siempre hablo de aprender a apreciar lo que se tiene. Sea físico o mental o de cualquier tipo.

Para finalizar, les dejo una pregunta a ustedes:

¿Qué harían si se quedaran un mes sin agua?

Y de ahí me paso, de un salto, a la otra pregunta: ¿Valoran lo que tienen?

Fuente de la imagen: http://www.imagenesi.net/agua/otga-de-agua/
Fuente de la imagen: http://www.imagenesi.net/agua/otga-de-agua/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s