Inactividad al estilo “Sherlock”

¿Qué tanto nos desgasta el no hacer nada en absoluto?
¿Qué tan extraño y raro puede ser para la mente permanecer ociosa?

Sherlock mismo dijo algo al respecto: “No recuerdo que el trabajo me haya fatigado alguna vez, pero el ocio me agota por completo.”

Y claro, tenía toda la razón si la mente está hecha para ser utilizada aunque sea un poco en algo rutinario. Tal vez por ello se nos pasa el tiempo tan rápido cuando hacemos cosas que nos apasionan: la mente está ocupada en producir, en otorgar concesiones para hacer de nuestro desempeño la clave de nuestro placer. Me sucede a menudo cuando escribo.
En cambio, me he descubierto a mi misma, cuando estoy en el ocio, pensando en un montón de cosas sinsentido, o metiéndome en alguna especie de tornado mental en el que la ansiedad es la principal fuente.

¿Qué nos sucede cuando estamos con la mente verdaderamente en el ocio, fuera de cualquier pensamiento, diversión u ocupación?

Le pasaba igual a Sherlock. Cuando no se encontraba con la mente clavada en alguno de sus casos, caía en vicios y en vaivenes mentales que preocupaban mucho a su compilador, el también afamado Dr. Watson.

¿La respuesta a todo esto? Tener la mente en algo todo el tiempo. Mantenernos en constante movimiento. Respirar, dar tiempo a descansos, pero no dejar que esos descansos nos arrastren más de lo necesario. Podrían llevarnos a lugares de nuestra mente que en realidad no tenemos intenciones de visitar.

¿Qué opinan al respecto?
¿Les ha sucedido?

20140519-175220-64340025.jpg

Anuncios

10 comentarios en “Inactividad al estilo “Sherlock”

    • La idea es que si caes en eso sepas salir. Crea un “método de escape” para que no sea tan pesado salir una vez que has caído en el ocio.
      El mío es escribiendo u oyendo música deliciosa y estridente, o tal vez una larga caminata. El punto es no dejarlo en “nada”.
      Gracias por la visita, amiga 🙂

  1. El problema de parar es no saber desconectar la mente. Creo que es necesario parar en algún momento para dejar que nuestra mente nos de pistas de lo que está pasando en nuestro interior, sin embargo, recrearse demasiado en pensamientos absurdos no es en absolutos positivo. Deja tu mente a la deriva un rato, y después analiza hacia dónde ha ido, es un ejercicio interesante!
    Un beso Luth!!

  2. Frecuentemente resulta difícil, muy difícil en mi muy particular caso pero sin duda mi “ruta de escape” que me resulta una excelente opción es el ejercicio! Aunque pensándolo bien no es tan maldito el ocio, por muy prolongado que este sea también en esos momentose llegan las ideas más estúpidas, locas, atrevidas y originales que eh tenido!

    • Depende de cada persona, por supuesto.
      Hay ocios que llevan a bueno parajes, y soledades ociosas que pueden llevar incluso a la autodestrucción mental y/o física. Todo depende del tipo de persona de la que se hable.

    • Tal vez, jaja.
      A veces me ha pasado, pero esta vez lo hago recordando mi reciente lectura de las obras que hablan del detective Sherlock Holmes. Para él, el ocio era lo más destructivo de su vida, incluso más que los asesinos y maleantes que perseguía. Te lo voy a prestar un día de estos para que conozcas su faceta “pasiva” jaja.
      ¡Un saludote! ¡Yo también te quiero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s