El fondo de la taza

Sé que cuando beba el ultimo sorbo, todo cambiará.

Se terminará. Se acabará.

Todo lo que quedará es una taza vacía,

momentáneamente sin propósito.

No se puede elegir si se enfría un poco cada que

pienso si beberlo o no.

Todo el mundo sabe que un café caliente, ya frío me sabe más a nostalgia que a delicia.

Pero no quiero llegar al fondo de esta taza

porque sé qué pasará cuando llegue:

La espuma se extinguirá,

el sabor desvanecido sólo persistirá en el recuerdo.

Si no doy el último trago,

¿cómo sabré si hay mejores o peores cafés allá afuera,

ávidos por acercarse a mis papilas ansiosas?

¿cómo poder hallar más cafés con momentos perfectos

adjuntos a cada taza, si no me animo a terminarme esta?

¡Decidido!

Fondo para este último trago espumado

y a caminar, que el siguiente café de esta vida

no va a llegar a mí flotando. (A menos, claro, que esté soñando).

El fondo de la taza
Un delicioso café que probé alguna vez, y que no me sentía con fuerza de terminar

 

Anuncios

4 comentarios en “El fondo de la taza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s