En cinco horas

En cinco horas él subirá a un avión y se alejará de mi.
Me siento triste y feliz al mismo tiempo. Feliz porque viajar siempre es gratificante, y con amigos y para aprender más sobre lo que le gusta hacer, y en otro país, las cosas aumentan de volumen y de emoción.
Aún no se ha ido y ya le extraño. Por eso me siento triste. Me late aquí su mirada, sus palabras de despedida, su promesa de vuelta.
Poco es el tiempo que se alejará, pero Cronos y Cupido juegan a las atrapadas con los corazones que añoran por diversión, y sé que un día que otro la eternidad se arrastrará en los minutos. Pero no estoy preocupada.

Esperaré. Los libros y las letras y las labores con sorbos de momentos familiares siempre son buenos compañeros de diversión.

Pronto lo veré de nuevo, y escucharé sus aventuras y desmanes que entre amigos siempre surgen.
Y me veo de nuevo frente a él: yo mirando sus ojos, y su risa iluminando mi alma.

20140205-235846.jpg

Anuncios

2 comentarios en “En cinco horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s