Finales felices

Muy bonita forma de ver las cosas antes de que llegue el inminente final.

Libélulas en la piel

A veces, cuando leo el último capítulo de un libro, el final, a pesar de ser el esperado, me deja con una sensación rara, como de historia incompleta. Sobretodo cuando he disfrutado de la lectura, cuando he vivido a través de las letras, he conocido a los personajes y los he invitado a tomar café en el salón de mi casa. Es más bien una sensación de decepción, o incluso de enfado con esas páginas que han entrado en mi vida llenando mil rincones y que ahora me dejan sola ante el peligro. Entonces, dejo el libro algún tiempo más en mi mesilla y continuo con la vida. A veces incluso empiezo otro libro, o simplemente dejo pasar unos días mirando de reojo a mi último compañero de viaje transitorio. Y llega el día en que estoy preparada para despedirme de él; entonces vuelvo a leer el último capítulo, ya…

Ver la entrada original 326 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s