Sobre las puertas de la vida

Dicen que cuando una puerta se cierra, otras se abren. 

Mucha gente se queja de que no pasa nada inmediatamente después de haber cerrado la puerta previa, pero… ¿la estarán cerrando correctamente?

La vida no admite puertas entreabiertas sin efectos secundarios. Es casi caprichosa la decisión de abrir las mejores puertas solamente cuando hemos dejado de mirar hacia atrás y, por ello, de abrir las peores para tratar de ver “lo que pudo haber sido”. 

Las mejores puertas se abren cuando sabemos cual elegir, cuando sabemos lo que queremos y nos acercamos a aquella puerta que nos lo ofrece. Cuando nos tomamos ese tiempo para ver pros y contras que cada una conlleva, y cuando tenemos el valor de enfrentar lo que sea que venga una vez que dicha puerta se ha abierto, es cuando la real aparece, a veces de la nada, y brilla señalando el mejor camino. 

Así es como le gusta jugar a la vida.

20140119-201114.jpg
Ilustración por: Guillermo García Meraz
Contacto: guillermo.garcia.meraz@gmail.com
Instagram: Guillermo_meraz

Anuncios

8 comentarios en “Sobre las puertas de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s