Él sigue siendo un niño

Esta noche, es tradición en México que lleguen los Reyes Magos a visitar las casas de los niños que se portaron bien.

Recuerdo siempre que de niña esta era de mis fechas favoritas del año, y no sólo era por los regalos al amanecer del seis de enero, sino por la emoción de saber que esos regalos llegaban a mi gracias a alguna especie de magia, de tradición susurrada, de misteriosa forma. En ninguna fecha me iba a dormir tan emocionada, sobre todo con la creencia de que, despertando alguna mañana tal vez más temprano de lo normal, me toparía con los generosos dadores de mis regalos. Pero siempre fallé. Tal parecía que esperaban a que estuviera en mi sueño más profundo para hacer su aparición y nunca tuve oportunidad de verlos.

Ahora, que soy mayor, las cosas no involucran la emoción de la niñez por atraparlos en movimiento, o con “las manos en la masa“. Pero…¿por qué me sigo sintiendo con esa emoción desmedida, esa energía que se transmite en el aire cuando veo la sala de mi casa (en donde antes poníamos nuestra carta mi hermana y yo)?

No lo sé, pero no pude quedarme sentada desde que comenzó el día. Dado que ya no somos pequeñas y tenemos un pequeño poder económico ahora en casa mi hermana y yo, decidimos aplicar una dinámica diferente:

Papá colecciona autos a escala desde antes de que naciéramos, y es tan preciada para él esa colección que incluso construyó con sus propias manos una vitrina de cristal y hierro soldado en la que los almacena cuidadosamente, relucientes y acomodados como si de un aparador de agencia se tratase. Con esta idea nos dijimos este día: esta noche los Reyes Magos van a visitar a Papá.

Conociendo su colección de autos, compramos uno que la completaría aún más y me encargué de ponerlo en la misma sala en la que nosotras pusimos nuestra carta cada año mientras crecíamos. Lo puse con una notita color azul que me pareció acertada: “Para el niño de la casa”.

Ahora la emoción viene a mi con la idea de la cara que pondrá cuando mañana abra lo que le han traído los Reyes. Ahora mi emoción radica en ello, porque es algo que, sabemos, le va a gustar mucho. Después de todo, aunque la edad y las cargas que esta conlleva lo hagan ver mayor, él sigue siendo un niño. 

Imagen

Anuncios

7 comentarios en “Él sigue siendo un niño

  1. Muy hermoso, espero que tanto el regalo como la carta sorprendan a tu padre.
    Es un día muy especial el de los Reyes Magos, yo también lo recuerdo con mucho cariño. Te ibas a dormir pensando en los regalos, no querías quedarte dormido y cada ruido que escuchabas te confirmaba la presencia de los reyes en tu casa.
    Ojalá también te dejen muchos regalos a ti, Luth, pero de esos que no se compran con dinero.

  2. Debes postear cual fue su reacción o una fototipo con la cara que puso mi tío ya me imagino de seguro ni se lo esperaba jaja que aproveche que a pesar de sus años los reyes aún piensan en el como un niño chiquito ja quien como el!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s