Finales felices

Muy bonita forma de ver las cosas antes de que llegue el inminente final.

Libélulas en la piel

A veces, cuando leo el último capítulo de un libro, el final, a pesar de ser el esperado, me deja con una sensación rara, como de historia incompleta. Sobretodo cuando he disfrutado de la lectura, cuando he vivido a través de las letras, he conocido a los personajes y los he invitado a tomar café en el salón de mi casa. Es más bien una sensación de decepción, o incluso de enfado con esas páginas que han entrado en mi vida llenando mil rincones y que ahora me dejan sola ante el peligro. Entonces, dejo el libro algún tiempo más en mi mesilla y continuo con la vida. A veces incluso empiezo otro libro, o simplemente dejo pasar unos días mirando de reojo a mi último compañero de viaje transitorio. Y llega el día en que estoy preparada para despedirme de él; entonces vuelvo a leer el último capítulo, ya…

Ver la entrada original 326 palabras más

Anuncios

¿Qué los inspira?

Hoy pienso y ando por ahí particularmente reflexiva. 

Quiero saber de parte de todos aquellos que me siguen y me leen, opiniones al respecto de este tema. Siendo de tantos lugares diferentes, con estilos de vida particulares y formas de pensar y de ver la vida tan distintas, me vino a la mente esta pregunta:

¿Qué los inspira para escribir?

¿Qué los incita a sentarse y relatar poemas y anécdotas y artículos y todo aquello que llega a mis ojos curiosos?

Quisiera saber, si es que es posible, qué es lo que enciende sus ideas.

Cuéntenme, como aquellas charlas de amigos que a veces incluyen una taza de café y confidencias curiosas.

Si quieren saber de mi, yo me inspiro muchas veces en la emoción que me puede despertar una canción, un recuerdo, o las preguntas que me llegan a hacer a veces mis amistades con respecto al amor, a la vida, a los males que nos aquejan y a que siempre hay que tratar de hacer algo para solucionarlo. En mi caso, para calmar el alma y el espíritu, yo escribo.

¿Me contarían en qué se inspiran?

Imagen

10 razones por las cuales yo te amo (Relato)

Luthierzebeth, exploradora de sueños

Estábamos pasando una apacible tarde de domingo recostados en el sillón de la sala, mirando una de mis tantas películas. Yo estaba prendada su cuello con mis brazos y me recostaba en su pecho mientras él jugaba con mi cabello, siempre curioso.

Habíamos hablado dos días atrás sobre las cosas que nos mantenían unidos, y fue que quise hacer para él una especie de “lista” en la cual enumerara yo las cosas que me gustaban de nuestra relación. Y me dije “muchas cosas que son propias de él (para conmigo) no sólo me gustan… ¡las amo!”

Con eso en mente, la noche del sábado anterior escribí una lista que iba de este modo:

10 razones por las cuales yo te amo

1.- Tu determinación cuando se te presenta un problema. Siempre tienes una estrategia para poner solución a las cosas.

2.- Tu risa. Siempre me sube el ánimo escucharte…

Ver la entrada original 279 palabras más

Descanso de la guerrera

Una muestra de mi participación en “La poesía no muerde”, cuando respondí a la convocatoria “Imagen busca poema”.

LA POESÍA NO MUERDE

Descanso de la guerrera con poemas

 

 

Rocín sobre tierra magullada
Recompensa sin medallas
Temor de la alborada
tras derrotas sin batallas.
Mañana comienza otra jornada.

 

Luis Hernández Blanco (Valladolid)

http://www.deshuesado.wordpress.com

…………………………………………………………………………

 

Descanso de la guerrera

 

Ella dejó de lado las armas modernas con las que se hace la guerra en la ciudad.

La batalla del día había sido ardua. Los enemigos, muchos.

Se le hacía casi imposible creer que había encontrado enemigos

dentro de sus propios círculos de “confianza”.

 

Se zafó los tacones de los tobillos,

y dejó la bolsa de mano en un sillón.

Se quitó la pinza del cabello,

y lo revolvió para sentir su cuero cabelludo volver a la normalidad,

a la relajación, a la tranquilidad que se acerca con la luna.

Cómoda, se sentó sobre su sofá preferido,

con vista a la ventana y a un parque más allá,

recargándose plácidamente sobre sus rodillas

y sólo pensó…

Ver la entrada original 95 palabras más

El mar sigue adelante, y José Emilio Pacheco también

Se nos va otro pensador allá donde no podemos verlo crear nuevas obras: José Emilio Pacheco, y la verdad, no sé que decir al respecto. No lo esperaba. Nadie lo esperaba. 

No tengo mucho qué decir esta noche de domingo. Las palabras se me apagaron un poco, pero no por eso dejaré las letras de lado. Les comparto uno de los poemas de este poeta, que, como muchos de nosotros, esperaba motivar a la reflexión a través de sus letras, y es lo que debemos siempre tratar de recordar cuando hay pérdidas tan grandes en el campo del conocimiento. 

Sin más que decir por ahora.

El mar sigue adelante
Entre tanto guijarro de la orilla
no sabe el mar
en dónde deshacerse.
¿Cuándo terminará su infernidad
que lo ciñe
a la tierra enemiga
como instrumento de tortura
y no lo deja agonizar
no le otorga un minuto de reposo?
Tigre entre la olarasca
de su absoluta impermanencia
Las vueltas
jamás serán iguales
La prisión
es siempre idéntica a sí misma
Y cada ola quisiera ser la última
quedarse congelada
en la boca de sal y arena
que mudamente le está diciendo siempre:
Adelante.

Imagen