Cepillado del cabello

No lo sabes, mamá,

y no sé si alguna vez te lo vaya a decir,

o lo leas por aquí,

pero me encanta que me cepilles el cabello.

Ese instante de dulzura,

de charla y confidencia,

de calma y tranquilidad.

El ronroneo del cepillo contra mi cabello,

la suavidad de éste después.

Hay más que sólo una acción en todo,

al menos en lo que concierne a esta,

mi tímida persona.

Todo tiene una razón de ser, 

todo, un significado especial.

No lo sabes, mamá.

No sabes cuánto significa para mi esto,

este ritual invisible.

Este acercamiento difuso,

a través de algo tan simple.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s