El adiestramiento de una amante

“Cuando salieron del vestíbulo bañado en luz, Ginnie esperó a que él la alcanzara. En el momento en que Alan lo hizo, lo tomó de la mano con mucha suavidad. Aún le era imposible recordar en qué había estado pensando cuando tomó al desconocido del brazo.” 

Me topé con “El adiestramiento de una amante” de Peter Taylor un día en los que andaba buscando libros pequeños que pudiera colar al transporte público como lectura ligera. El título en sí me atrajo, dado su erotismo implícito, y al ver la contraportada y leer lo que cité en la parte de arriba no me resistí: me invitaba a comprarlo y conocer sus páginas.

De Peter Taylor puedo aprender que es más que posible el hecho de aprender a comprimir las palabras, a reducir ideas y aún así no perder el sentido de una historia o de la intención de sus personajes. Este libro es breve (tiene 79 páginas), pero no se debe juzgar para nada la obra por su extensión.

Siento que tiene un poco de todo: anotaciones de diario, narraciones breves, mezclas de diálogos con puntos de vista opuestos. Diverso, compuesto, curioso, este libro es de esos que te acompañan de una forma silenciosa cuando sientes que se han terminado las ideas. Levanta de nuevo esa sensación de que siempre habrá más por delante. No es, a juzgar por el título, un manual instructivo para aprender a ser una buena amante, sino más bien una narrativa diversa, entre cuyas historias se encuentra la de un escritor que acoge a “otra” jovencita como pareja, y la ve como su estudiante, como aquella que necesita aprender de él en toda forma. Mientras que el punto de vista de ella…no parece ser tan subyugado como aparenta. Eso le da un giro interesante a la historia, giro que deben leer para entender en su totalidad. 

Aquí dejo un par de citas que me gustaron mucho de mi lectura de este libro. Espero que les llame la atención y se animen a leerlo.

“En comparación con cualquier altercado real que hayan podido tener, lo que se dijeron camino a casa de Ginnie de seguro no tuvo importancia y por eso no es necesario reportarlo aquí. Pero durante un tiempo cada uno se insistía periódicamente en que algo había acabado en su vida. Cada uno tenía la sensación de que él o ella había visto algo o a alguien por última vez: de que algo había terminado. Cada uno tuvo el deseo transitorio de aferrarse a algo perdido para siempre.”

“Alguna vez publiqué en alguna parte: “La heroína de mis poemas

Es una criatura de mi imaginación.”

Así es. Las heroínas 

De todos nuestros amores son eso. 

Debemos crear seres a los que podamos amar.

Si no, no sé qué es el amor.”

20131124-153148.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s