Baile

Imagen

 

 

Me encontraba platicando con unos amigos en un bar cuando apareciste de repente, rodeado de los tuyos.

Te vi en una mesa al otro lado del lugar, cerca de donde había un par de mesas de billar. Te sentaste y en seguida las copas comenzaron a llegar a la mesa. La música era tenue en ocasiones y fuerte en otras, dependiendo de los ritmos. Las luces me cegaban a ratos, pero estaba segura, desde mi lugar, de que eras tú.

Me miraste, y no pasó mucho tiempo para que, animado, te acercaras. Conociste y saludaste cordialmente a mi círculo, y estábamos en aquella “charla introductoria” cuando el sonido de una especie de “espectáculo” comenzó cerca de donde nos encontrábamos. Yo no sabía que había show de bailarines en este bar, y el hecho de que terminaran dando vueltas por ahí semidesnudos cubrió todo el lugar de una atmósfera un tanto erótica, ya animada por los humos del alcohol. 

Al pasar de cerca un hombre perteneciente a aquellos curiosos y bizarros bailarines, me miró de cerca e intentó bailar para mi (aunque yo no lo había pedido). Aquello despertó la mirada curiosa de L’Agemé, esa, tu mirada curiosa; sonriendo, me viste lidiar con la situación lo mejor que me fue posible, y me hice a un lado. Reíste.

– ¿No te gustó aquello? Él parecía muy entusiasmado contigo.
– Le pagan por hacer estas cosas, y por ello cree que puede aspirar a lo que sea. No lo culpo, pero no es mi tipo.
– ¿Ah, sí? – preguntaste, curioso – ¿Entonces cuál es tu tipo de hombre?

Te miré, sin haber respondido todavía. Tenías una chispa tan especial en los ojos… esa chispa que me encantaba por su picardía y atrevimiento.

Tú eres mi tipo – dije, finalmente.

Sin decir nada, me guiaste a la pequeña pista, donde bailamos un par de piezas con ligereza y gusto, y nos volvimos a replegar, esta vez, hacia un lugar más apartado.
Tu mano no soltaba mi cintura, ni mi rostro cuando lo guiaste hacia el tuyo y me diste aquel intenso beso.

Un beso para ti, L’Agemé.
Un beso con sabor a aventura.  

 

Anuncios

2 comentarios en “Baile

    • Es una mezcla narrativa entre ficción y realidad. Tal vez más fantasía que otra cosa, en ocasiones.
      Me alegra que te haya gustado. Este escrito pertenece a las “crónicas de la oscuridad luminosa”, una sección completa de mini relatos que comienzan desde que se conoce a L’Agemé. Tal vez te interesen 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s