Uñas

Lo que estoy a punto de contar tiene más de verdad que de invento. Me encontraba tomando notas en afán de quitarme el aburrimiento. Comencé a hacer una especie de crónica de lo que veía alrededor cuando encontré esta situación, y la relaté en el cuaderno que traía en las manos tan rápido como pude.

La fila a la espera del siguiente autobús era extremadamente larga. La gente se volvía, cada instante más impaciente, y los pies cubiertos de ataconadas vestimentas comenzaban a palpitar con avidez. Yo las miro y los miro, con peculiar curiosidad.

Ella se veía impaciente, como todos los demas , y se asomaba un poco a la calle desde su lugar para notar si faltaba mucho más para la llegada del autobús, y luego volvía a acomodarse en la fila de espera. Estaba de pie frente a mi, aunque muchas personas me separaban de ella y de poder alcanzar a ver qué era lo que ella tanto veía.

Pasan algunos minutos, y llega por fin el tan esperado transporte. La fila avanza, las miradas se relajan un poco y los pasos pequeños dentro de la fila se vuelven gigantes a la hora de localizar y ocupar uno de los pocos asientos que quedan vacíos.
Ella no se mueve en la fila, a diferencia de las demás personas. Mira el vacío, dirigiendo su restirada coleta que traía por peinado hacia el autobus, mirando con otra cosa, otro tipo de emoción clavada en ellos. Es por eso que la noto. Hay algo enfermizo, o roto en esa mirada que no puede pasar despercibido ante mi observación meticulosa. Parece que no avanzará, y está a punto de ser saltada de la fila cuando recupera con velocidad el sentido y avanza para subir al transporte que estaba a punto de irse.

La seguí mirando desde la multitud restante que se junta para esperar el siguiente autobús. Ella casi ha tomado un asiento y mira rencorosa a la mujer que lo ocupó antes de que ella lo pudiera alcanzar. El movimiento del motor la sacude un poco y se agarra de los tubos auxiliares con los que los autobuses vienen equipados para que la gente no se caiga. Con una mano ella se mantiene estable mientras se relame las puntas de los dedos de la otra mano, como un felino que ha terminado de comer y se acicala el rostro. Lo hace, o parece hacerlo, tan mecánicamente que apenas lo nota, y pone la mano recién lamida en el tubo para cambiarla por la otra y repetir los mismos movimientos.
Desde aquí puedo ver la mano que se ha relamido, y puedo ver el color de sus uñas…aunque…ahora que observo con más atención…¡rayos! ¿Realmente son esas sus manos? ¿Que le pasó a sus manos, a sus uñas? No tiene ninguna uña: ni un milímetro, ni cutícula. Sólo alcanzo a ver una masa suave, rojiza, carnosa, y brillante por la saliva recién colocada.
¿Quién se saca las uñas de esa forma y luego se deleita lamiendo el espacio vacío que queda? No puedo ni moverme, la imagen es demasiado extraña y me perturba.
Todo sucede en este instante: el movimiento de esas manos horribles sin uñas señalándome, mi mirada chocando con la de ella mientras me envía una sonrisa retorcida, y el movimiento final del autobús que se aleja con la luz verde del semáforo.

Conclusión final de esta aventura: hay gente demasiado rara en esta ciudad.

20131111-135224.jpg

Anuncios

7 comentarios en “Uñas

  1. En estos tiempos -y tal vez en todos- el placer se encuentra en las más peculiares ocurrencias.
    Es tan subjetivo el mismo concepto “placer” que se vuelve fascinante.
    Lamer los espacios sin uñas entre los dedos, una chica relatando con peculiar curiosidad lo que encuentra en su camino… bendito aquel que es capaz de darse verdadero placer a sí mismo; no importa cómo.

  2. Orale algo perturbador el relato, uno se imagina muchas situaciones del por que de ese comportamiento, desde algún trastorno mental, hasta alguna experiencia trágica o lamentable que lleven el por qué de aquel comportamiento. sin lugar a dudas en la calle es donde surgen las mejores historias. Escribes muy bonito Tania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s