H de hipócrita

Tiene mucho tiempo que pasó esto. Bueno, no mucho, pero diré que es mucho para que nadie haga cuentas ni indague al respecto porque se perdería el objetivo de la anécdota.

Estaba platicando con un compañero de carrera que me gustaba mucho, al cual llamaré H.

Estaba comprando la comida y empezaba a compartirla con H cuando se sentaron con nosotros algunos conocidos de él, que ya son profesores de nuestra área. Yo, en mi aire tímido de aquella época, no hablé mucho, pero ellos, junto con el chico con el que estaba, comentaron algunos problemas de índole meramente personal. H mostró su punto de vista y apoyo a uno de los ajenos, que pasaba por una situación familiar complicada. Comimos todos juntos, y cuando se fueron, fui y pedí mi acostumbrado café al local que tenía a mi alcance.

Mientras lo bebía, H comenzó a comentarme que realmente no le caían bien las personas con las que acabábamos de hablar, y que, de hecho, le caía especialmente mal el sujeto al que le había ofrecido su apoyo y consejo momentos antes. Yo lo escuchaba en silencio mientras miraba hacia mi vaso y soplaba el vapor hirviente de mi bebida. Simplemente no sentía que pudiera mirarlo a los ojos mientras me decía esas cosas. ¿Cómo puede haber gente así de hipócrita, que muestra un apoyo incondicional a los demás, y cuando apenas se han alejado expresan que ni siquiera sienten agrado por tu persona a terceros?

En lo que respecta a H, ese día me di cuenta del verdadero tipo de persona que era, y preferí alejarme de su presencia. Mejor eso a seguir conviviendo con él y volverme objeto de sus futuros chismes. Por mucho que él me hubiera llamado la atención por su inteligencia, lo preferí lejos de mi antes de que alardeara con los demás cosas que no eran ciertas, que sólo lo engrandecieran y me degradaran a mi. Mejor lejos que darle armas para que pudiera hacerse más grande a costa de las tristezas ajenas.

Gente como H sólo carga veneno en los labios. Dulces e incondicionales de lejos, extraños y multifacéticos de cerca. 

Consejo: Tengan cuidado con los H del mundo. Abundan, y están bien camuflados en la sociedad. Cuidado.

20131128-195237.jpg

Citando a la comunidad del anillo

Siempre que he leído un libro y este me atrae por sus frases, he sentido la necesidad de subrayarlas, de reflexionarlas, sentirlas, paladear cada palabra. De alguna forma eso le da un tinte más especial a mis lecturas.
Del “Señor de los anillos: la comunidad del anillo” saqué estas que se me hicieron bonitas por diferentes razones, y quisiera compartirlas.

1. La primera frase que comparto siempre me pone de buen humor. Me despierta ese “no sé qué” que incita a la aventura, al deseo de ir y conseguir vida a través de gratas (e ingratas, ¿por qué no?) experiencias. Despierta esa hambre de más, de la que llegué a hablar en uno de mis publicaciones anteriores. Se sabe que no todo lo que se encuentra es bonito, pero aún así se enfrenta con valor. O al menos, eso es lo que yo interpreto de esas palabras.

20131128-000159.jpg

2. Este es un sabio consejo de la raza más sabia de la Tierra Media: los elfos. Tal vez deberíamos tomar en cuenta eso cada que se nos ofrezca andar dándole consejos a la gente cuando no nos los piden. Personalmente yo solía hacerlo mucho.

20131128-000221.jpg

3. Esta última es parte de una canción y representa un festejo melancólico tal vez, una forma de satisfacer esa sed de “ahogar las penas que incluso los personajes que este libro tienen. Que bonito sería sentarse a disfrutar de un buen trago con los amigos mientras se mira el cielo, mientras se reflexiona de esta forma; mientras se canta esta canción.

20131128-000243.jpg

20131128-001900.jpg

¿Qué opinan? ¿Qué pueden aprender de las palabras de j. R. R. Tolkien?
¿Les gustaría que siguiera publicando más citas de este tipo?

Me retiro por ahora,
que la noche estrellada aguarda,
y yo sigo su sendero
.

Sophies

Vagabundeando en la TNT del 1° de noviembre, encontré por casualidad a estas dos mujeres y a su muy alto acompañante.

Sophie joven y Sophie hechizada se presentaron junto con el espantapájaros que suele seguirlas a todos lados,y el demonio de fuego en forma de pequeña flama que también hace aparición en la película de Miyazaki “El increíble castillo vagabundo“. Yo no suelo emocionarme si veo gente disfrazada en este tipo de eventos (y vaya que muchísimos) pero verlas a ellas…no sé. Algo tendrá que ver que es de mis películas preferidas y que la he visto unas quince veces. ¿Qué puedo decir? Soy fanática de ese tipo de historias que tienen un poco de descabellado y un mucho de imaginación y color. Además me surgió la duda… ¿la Sophie viejita sería la abuela real de la Sophie joven? ¿Por qué se habrá prestado a disfrazarse y a ir a un lugar tan lleno de fans de este tipo de cosas?

No lo sé, y no tuve oportunidad de preguntarlo. Sólo tomamos la foto y nos fuimos, antes de que la aglomeración en torno a ellas acabara con nosotros. Se parecían bastante, ¿No lo creen?

Imagen

Aquí les dejo imágenes de las originales de la película, por si no las conocen n.n

Imagen

Sophie joven

Imagen

Sophie, cuando ha sido hechizada por la bruja

 

¡Y el espantapájaros también! No lo podemos excluir.

Imagen

¿Han visto esta película? ¿Qué les ha parecido?