Paseo

Verte fue como haber perdido sin planearlo, un largo y suave suspiro.

Me viste.
Te vi.
Nos hallamos en un punto medio entre una lectura sobre antigüedad y un cambio esperado inesperado: esperado porque sabía que estaría ahí, e inesperado porque no sabía la nueva percepción que eso me daría de ti.

No pareciste inmutarte al notar mi mirada interrogante, y me guiaste por calles nubosas y llenas de aromas artificialmente conocidos, hasta que yo tuve la oportunidad de mostrarte un trago espeso y helado de mi mundo y te encantó. Te encantó tanto como a mi y ello representó un brillo sutil de mis percepciones. Tener tanto en común contigo es lo que vuelve todo mucho más intrigante, L’Ageme.

Tener tanto en común me atemoriza y me encanta a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s