Rasguño

1.
Saqueos mentales,
asaltos perdidos,
añoradas ideas que han sido arrancadas
de mi mente.

Estoy perdida por ahora,
atorada en el fango, sin ver
a causa de la niebla,
sin poder caminar con seguridad.

¡Qué perdido debe estar alguien por dentro
para que se refleje aquella devastación por fuera!

Las nubes tapan el sol pero el calor esta presente,
y suele oscurecer la dermis.

La mirada es apagada,
los pasos son lentos, decadentes,
vacíos movimientos sin rumbo
que no levantan preguntas,
pues pasean, discretos,
fuera del alcance
de la comprensión humana terrenal.

Duele en silencio.
Duele en secreto.
Duele un sentimiento manifiesto en el cuerpo,
carga reflejada en el dolor de la espalda baja.

Duele en privado,
duele como soplos de susurro,
cortantes a través de los oídos.
Duele como un grito agudo a la distancia,
no por la fuerza o la amplitud del sonido,
sino por el sentimiento de impotencia
al saber que alguien sufre
y nadie lo ayuda.

Y no lo ayudo.

Ayudar es querer escalar
una pared completamente lisa.
Los dedos sangran
y la desesperación aflora irremediablemente
al darnos cuenta de que no hay nada
que podemos hacer para ayudar gente
que no puede ser ayudada.

Impotencia.
Ligera y pesada inundación lacrimal.
Paseo profundo al interior de la mente en busca de algo
que distraiga de ello, que absorba
hacia alguna otra actividad,
por más difícil que parezca.

20130916-174647.jpg

Anuncios

2 comentarios en “Rasguño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s